En un lenguaje directo y sencillo, Mirosevic se empeña en abordar las diferencias doctrinarias que separan al liberalismo igualitario del neoliberalismo y del mundo conservador.

Comienza por los primeros humanistas y laicos del Renacimiento, transita por los pipiolos del siglo XIX en Chile y desemboca en la actual tensión de dos tradiciones —una liberal y una conservadora— que han marcado los 200 años del Chile republicano.

Bajo un relato que mezcla definiciones doctrinarias y vivencias en primera persona como parlamentario, Mirosevic dibuja la posición liberal igualitaria mientras recorre la discusión sobre la transparencia del financiamiento de la política, la regulación del lobby, la eutanasia, la despenalización de las drogas, la reforma educacional, el cambio al sistema binominal, el aborto, la reforma
tributaria y el debate sobre una nueva Constitución.

El texto finalmente explica la fundación del Partido Liberal de Chile y lo califica como «un emprendimiento improbable» que empujó una nueva generación «sub35» y detalla la aventura por obtener representación parlamentaria, en el contexto de renovación y cambio político que vive el país.