La semana pasada, los científicos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático advirtieron que solo quedan 12 años para limitar el calentamiento global aun máximo de 1.5°C y evitar una catástrofe ambiental. ¡Su mensaje fue claro: El momento de actuar es ahora! Los liberales luchamos por un clima mejor, por un futuro limpio. El calentamiento global no espera las condiciones políticas ideales.

El transporte eléctrico es el futuro. Ofrece una solución importante para reducir millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero por año.Es mejor para el medio ambiente, mejor para la salud, contribuye a un aire más limpio y menor contaminación acústica. La electromovilidad puede hacer una gran contribución para enfrentar el calentamiento global. Para alcanzar los objetivos climáticos, el transporte eléctrico tiene que ser asequible, atractivo y más práctico.

Sin embargo, tanto las experiencias internacionales como nuestra realidad nacional han mostrado que la transición a la electromovilidad no ocurre automáticamente. Sin acciones políticas, quedará solo en buenas intenciones. No podemos permitir que esto suceda. Tenemos que actuar ahora, para el clima, para la calidad del aire, para la salud y para la calidad de vida de todos los chilenos. El gobierno puede y debe hacer más para acelerar la transición al transporte eléctrico. Es por esto que esta semana el PL presenta 11 propuestas para estimular la transición a la conducción eléctrica en Chile.

Lea nuestras propuestas:

PROYECTO DE ACUERDO

QUE SOLICITA AL GOBIERNO DEFINIR OBJETIVOS MÁS AMBICIOSOS CON RESPECTO A LA TRANSICIÓN A LA ELÉCTROMOVILIDAD EN CHILE, REGULAR LA PROMOCIÓN DE LA ELÉCTROMOVILIDAD EN EL PAÍS Y CREAR POLÍTICAS PÚBLICAS PARA INCENTIVAR EL USO DE VEHÍCULOS ELÉCTRICOS EN EL SECTOR PRIVADO Y PÚBLICO.

Considerando:

1.- Que el calentamiento global y el cambio climático concomitante conforman una tremenda amenaza para Chile y el mundo en general.

2.- Que en todo el mundo existe un acuerdo de que debemos evitar un mayor calentamiento global.

3.- Que para prevenir mayor calentamiento global es clave reducir las emisiones de gases por el efecto invernadero.

4.- Que Chile ratificó el Acuerdo de París sobre cambio climático, que establece que para contrarrestar los efectos del cambio climático, el aumento de la temperatura global no puede exceder el nivel de 2 grados Celsius. Para lograr este objetivo, las emisiones de CO2 deben reducirse con un 30% en 2020 y entre un 80% y un 95% en 2050 en comparación con los niveles de 1990.

5.- Que la IPCC declaró el lunes 8 de octubre 2018 que la limitación del calentamiento global a 1,5 °C en lugar de 2 °C tendría beneficios claros para las personas y los ecosistemas naturales y podría ir acompañada del afianzamiento de una sociedad más sostenible y equitativa.

6.- Que para ¨limitar el calentamiento global a 1,5 °C se necesitarían transiciones “rápidas y de gran alcance” en la tierra, la energía, la industria, los edificios, el transporte y las ciudades. Sería necesario que las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2) de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45% respecto de los niveles de 2010, y siguieran disminuyendo hasta alcanzar el “cero neto” aproximadamente en 2050¨.

7.- Que el sector del transporte actualmente es responsable de casi una cuarta parte de las emisiones de CO2 a nivel mundial. En Chile el sector del transporte es responsable de más de 30% de las emisiones de CO2 en nuestro país.

8.- Que Chile es el segundo país que más emisiones per cápita genera en Latinoamérica.

9.- Que la electromovilidad ofrece una solución importante para reducir millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero por año, ya que los vehículos eléctricos para la circulación por carretera mejoran la eficiencia energética, no requieren combustión directa de combustible fósil y dependen de la electricidad  – o bien el transportista/portador energético más diversificado -, lo cual que contribuye a una amplia gama de objetivos de política de transporte. Estos incluyen una mayor seguridad energética, una mejor calidad del aire, menos ruidos molestos y, junto con una mezcla de generación de energía baja en carbono, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

10.- Que la electromovilidad ofrece grandes oportunidades económicas, que no debemos ignorar.

11.- Que tanto las experiencias internacionales, como nuestra realidad nacional han mostrado que la transición a la conducción sin emisiones no ocurre automáticamente. Sin acciones adicionales, quedará solo en buenas intenciones. No podemos permitir que eso suceda. Tenemos que actuar ahora, para el clima, para la calidad del aire, para la salud y para la calidad de vida de todos los chilenos.

12.- Que en una etapa inicial del desarrollo del mercado del vehículo eléctrico, el respaldo de políticas públicas es indispensable para permitir el crecimiento del mercado.

13.- Que la agenda política actual para impulsar la electromovilidad en Chile tiene un enfoque demasiado unilateral, ya que como punta de lanza está únicamente identificado el sector del transporte público.

14.– Que las iniciativas públicas que hasta el día de hoy se han desarrollado a nivel nacional, fueron exclusivamente enfocadas en la Región Metropolitana, mientras que según el último informe de la OMS Chile cuenta con 6 de las 20 ciudades más contaminadas de América Latina y ninguna de ellas es parte de la Región Metropolitana.

15.- Que tanto la meta nacional al largo plazo que pretende que sólo al año 2050 el 40% de los vehículos particulares y el 100% de los vehículos de transporte público sean eléctricos, como la meta al corto plazo del gobierno de que la flota de vehículos eléctricos en 2022 sea 10 veces mayor de la existente al día de hoy, son insuficientemente ambiciosas para realizar la transición.

16.- Que Chile tiene un alto potencial en lo referente a energías renovables las cuales pueden apoyar el desarrollo de la movilidad eléctrica promoviendo con ello un enfoque tecnológicamente más moderno de este tipo de transporte.

17.- Que para realizar la transición a la electromovilidad, se deben tomar medidas. Tenemos que pasar de redactar  agendas, hacer estudios y expresar intenciones, a tomar acciones concretas para dar un impulso real a la electromovilidad en Chile.

PROYECTO DE ACUERDO

Es en mérito de lo anterior, que los diputados y diputadas abajo firmantes solicitamos a Su Excelencia el Presidente de la República Sebastián Piñera Echeñique:

1.- Definir objetivos más ambiciosos con respecto a la transición a la electromovilidad en Chile, que reflejan verdadera voluntad política y la disposición a la acción, tomando por ejemplo a Costa Rica – que aspira a contar con 37.000 autos eléctricos en cuatro años más y dónde recién entró en vigor la Ley de Incentivos y Promoción del Transporte Eléctrico.

2.- Crear un marco normativo para regular la promoción del transporte eléctrico en Chile que logre vincular el desarrollo eléctrico, los recursos naturales y el transporte, como parte de una estrategia de sustentabilidad energética con un bajo nivel de emisiones a largo plazo, y establecer beneficios para los usuarios y productores de vehículos eléctricos.

3.- Crear políticas públicas para incentivar el uso de vehículos eléctricos en el sector privado y público, enfocándose en las siguientes áreas de acción:

  • Crear e implementar un buen sistema e infraestructura de recarga: El temor de que no se pueda recargar el auto a tiempo, es uno de los grandes obstáculos en las personas a la idea de cambiar a un automóvil eléctrico. Tener una gran cantidad de estaciones de servicio le da la certeza. Para ser una alternativa completamente desarrollada, es importante que los autos eléctricos tengan la certeza de que no estarán parados al lado de la carretera con una batería vacía. Y eso significa que es necesaria una infraestructura de carga buena y accesible.
  • Visibilizar la electromovilidad para privados: En Chile aún no estamos suficientemente familiarizados con la electromovilidad y sus posibilidades. Los consumidores aún no ven el automóvil eléctrico como una alternativa seria y aún no están suficientemente conscientes de las posibilidades, ventajas y desventajas. También existen imágenes obsoletas o distorsionadas de la electromovilidad. El progreso tecnológico va rápidamente, pero las imágenes e historias sobre el rendimiento de la batería, el alcance y los problemas iniciales siguen siendo persistentes. Finalmente, la mayoría de la gente aún no ha experimentado la conducción eléctrica. Es por eso que le pedimos al gobierno que diseñe y lance una campaña de comunicación que posicione a los vehículos eléctricos como innovadores, interesantes y orientados hacia el futuro en el campo de la movilidad y familiarice al comprador con la electromovilidad, tanto en términos de conocimiento como de experiencia.
  • El gobierno de el ejemplo! Los ministerios y los municipios por ejemplo deben dar el ejemplo y también exigirlo de sus proveedores. De hecho, ya no hay ninguna razón técnica para no elegir un auto eléctrico: los vehículos eléctricos son cada vez más baratos, los costos del consumo energético son mucho más bajos y las baterías están mejorando. Como resultado, el radio de acción ha aumentado considerablemente: hasta ahora unos 300 – 500 kilómetros. Los autos eléctricos son mejores para el medio ambiente y sobre todo son una alternativa seria a los automóviles con combustibles fósiles. Los gobiernos pueden apoyar la transición a la electromovilidad dando un buen ejemplo y electrificando su propia flota y exigiendo lo mismo a sus proveedores. En los nuevos procedimientos de licitación, el transporte eléctrico debe ser un requisito.
  • Promover y vincular iniciativas locales.
  • Reducir los costos de adquisición de vehículos eléctricos a través de por ejemplo ventajas impositivas sobre el registro de vehículos, subsidios de compra de vehículos y /o exenciones en los impuestos a la compra de vehículos que reducen la brecha en el precio de compra que enfrentan los compradores de automóviles eléctricos, ya que esas medidas han demostrado ser la palanca más efectiva para impulsar las ventas de vehículos eléctricos.
  • Reducción de tarifas aduaneras.
  • Políticas nacionales para regular la emisión de gases de CO2.
  • Compromisos de las ciudades para establecer zonas de baja, ultra baja o cero emisiones, siguiendo el ejemplo de las 12 ciudades principales que firmaron la declaración de calles libres de combustible fósil C40 (C40, 2017).

4.- Desarrollar a través de políticas descentralizadoras las iniciativas de promoción de la electromovilidad, en todas las regiones del país a la medida de nuestra geografía y en cooperación con las autoridades y actores privados regionales y locales relevantes.

 

VLADO MIROSEVIC                                         ALEJANDRO BERNALES

Diputado Partido Liberal                                   Diputado Partido Liberal

 

 

Leave a Reply