A propósito de la ola de protestas sociales en contra del gobierno de Daniel Ortega y la violenta represión impulsada por éste, los liberales chilenos declaramos:

1) Desde el 2014 que nuestro partido viene advirtiendo sobre el comportamiento poco democrático de un gobierno a todas luces populista, que pretende controlar todos los poderes del Estado y que ha demostrado ser poco amigo de la competencia política y del respeto mínimo a las libertades fundamentales.

2) Mostramos nuestro más enérgico rechazo a la brutal represión contra las protestas sociales y responsabilizamos de esta política al Presidente Daniel Ortega. Citando a la Comisión Interamericana  de Derechos Humanos que ha denunciado detenciones ilegales y arbitrarias, prácticas de tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes, censura y ataques contra la prensa y “otras formas de persecución dirigidas a inhibir la participación”. Esta última semana las fuerzas de orden y seguridad han repelido las barricadas en sectores populares con AK 47, lo que da cuenta de una desproporción en el uso de la fuerza y un abierto abuso de poder.

3) En ese sentido hacemos un llamado al gobierno de Nicaragua que termine con dicha política represiva, que permita la expresión de descontento y que convoque a un dialogo de buena fe para encontrar una salida política al conflicto que se prolonga por 55 días.

4) Mostramos nuestra profunda solidaridad con las familias de los 146 nicaragüenses que han sido muertos durante las movilizaciones sociales, según los datos del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. A su vez, alertamos sobre el aumento de los heridos que ya registran más de 1.200 personas.

 

Luis Felipe Ramos, presidente PL Chile.

Alejandro Bernales, diputado PL Chile.

Vlado Mirosevic, diputado PL Chile.

Leave a Reply