Colectividad dice que la periodista no está obligada a incluir todos los ejes programáticos de Mayol. Buscan agrupar a partidos del Frente Amplio que no tengan una impronta de izquierda.

 

Publicado originalmente en La Tercera el 15 de julio de 2017

 

Tan pronto Beatriz Sánchez se impuso en las primaria presidencial del Frente Amplio, se anunció una reestructuración de su comando para abrir las puertas a Alberto Mayol y sus propuestas. Pese a que los cambios aún no se concretan, varios dirigentes de partidos que no tienen una raigambre de izquierda se han manifestado inquietos ante una eventual radicalización de la campaña.

En un documento de siete puntos enviado ayer a la mesa nacional de la coalición, el Partido Liberal -que tiene orígenes en Chile Primero, el movimiento fundado por Fernando Flores que apoyó a Sebastián Piñera en 2009- dio a conocer su postura sobre como enfrentar la segunda etapa de la campaña de cara a la elección de noviembre, advirtiendo desde ya los peligros de, a su juicio, izquierdizar la candidatura de la periodista.

“Luego de la primaria y frente a una posible izquierdización, corremos el riesgo de no representar sectores del Frente y mucho menos a un gran número de chilenos que están esperando transformaciones razonables, aplicables y no meramente simbólicas”, dice el texto del PL, liderado por el diputado Vlado Mirosevic.

El documento agrega que “los liberales advertimos que Beatriz Sánchez no está obligada a hacerse cargo de todas las propuestas programáticas de Alberto Mayo, considerando que la tesis de un ‘frente estrecho’ o puramente de izquierda no logró ganar en el voto duro de una primaria sino que, por el contrario, triunfó la idea de una coalición más amplia”.

Entre los puntos más polémicos del programa de Mayol, que marcaron diferencias con la candidatura de Sánchez y que también son resistidos desde el Partido Liberal, figura la idea de expropiar un 20% en la propiedad de todas las empresas estratégicas radicadas en el país.
Otro de los puntos que busca garantizar el PL es un compromiso con la gradualidad en las reformas y que no se ponga en riesgo el crecimiento económico y el emprendimiento.

El documento también resalta la importancia de las elecciones parlamentarias en esta segunda etapa de campaña. “Un FA sin fuerza parlamentaria relevante, será una coalición con fuerza simbólica pero poco efectiva para influir en los grandes debates nacionales. Las proyecciones de 10 a 15 diputados electos desde el Frente no son suficientes, sobre todo considerando que el aumento de nuevos escaños en la Cámara de Diputados será de 35”, explican.

Los “no de izquierda”

En paralelo a la elaboración del documento, los líderes del PL comenzaron a movilizar a distintos actores del colectivo con la finalidad de organizar a un polo “no de izquierda pero progresista” dentro del Frente Amplio, el que promueva la diversidad, la no izquierdización del sector y distintas propuestas programáticas.

En este escenario, el Partido Liberal se reunirá la próxima semana con dirigentes de los partidos Poder Ciudadano, Ecologista Verde y Movimiento Democrático Progresista. Además esperan sumar el apoyo de un sector de Revolución Democrática y del Partido Humanista.

“Lo que ganó fue una candidata como Beatriz, que representa una mayor diversidad. Por eso, queremos convocar a los partidos del Frente Amplio a que estén en esa línea y ponernos de acuerdo en ciertas propuestas programáticas ”, dijo el diputado Mirosevic.

“Nos la vamos a jugar por que esta sea una candidatura que construya mayoría, para que podamos pasar a segunda vuelta y no quede solo como una candidatura simbólica”, agregó.

Leave a Reply